960 912 999 - 625 239 650 info@serviciotecnicohosteleria.com

El mundo de la hostelería es realmente amplio y cada temporada tiene sus requerimientos: teniendo en cuenta que los meses de frio se acercan y que cada vez falta menos para el invierno, es bueno tener en cuenta algunas cuestiones para continuar trabajando con eficiencia en nuestro establecimiento de hostelería y poder ofrecer a nuestra clientela todo lo que necesita para disfrutar de su estadía y de nuestro servicio. En el artículo de hoy te contamos algunas de las cosas que debes tener en cuenta para preparar tu local de cara a la temporada de invierno.

Lo que necesitas para la temporada de invierno

La aproximación de una nueva temporada turística es una excelente oportunidad y un gran momento para renovar nuestros equipamientos de hostelería y realizar los mantenimientos necesarios para encarar estos nuevos meses de la mejor manera posible. En este caso hemos recopilado algunas de las cuestiones que no puedes dejar de lado de cara a la temporada invernal que se aproxima.

Equipamiento de hostelería para el invierno

Mantenimiento de los equipos de climatización

El primer punto que no debemos olvidar de cara a la temporada de frio tiene que ver con el equipamiento relacionado a la climatización y al acondicionamiento de los ambientes del establecimiento. Además de sumar maquinaria en caso de que nos haga falta un poco mas de cobertura, también es importante que realicemos mantenimiento y limpieza de aquellos equipos que ya tenemos montados para acondicionar nuestro local.

Cuidado con los materiales

En el caso de los mobiliarios y los equipamientos de hostelería destinados al descanso y al disfrute de los clientes, durante el invierno es muy importante que tengamos especial cuidado con los materiales elegidos para ellos. Por ejemplo en el caso de las sillas o de los sillones no se recomienda escoger para el invierno elementos hechos a base de hierro únicamente, ya que resultan fríos e incómodos para esta temporada.

Decoración a punto

Finalmente no debemos olvidar incorporar los colores típicos de la temporada invernal para aclimatar todo el ambiente a esta nueva estación que llega. Podemos utilizar todo tipo de tonos pero tratando de evitar elementos muy llamativos o colores muy vivos que suelen ser típicos de otras estaciones como la primavera o el verano.